- Economía, Nacionales, Noticias, Tendencias

Argentina frente al resto de América: ¿la economía con un índice de recuperación estable en 2022 o una más que se queda atrás?

A partir de los números y proyecciones del FMI, se compara la performance del PBI nacional con la marcha de la actividad económica del los países de la región.

Luego de la fuerte caída de 2020, la economía Argentina tuvo un importante rebote en este año que termina y proyecta que el crecimiento seguirá en 2022.

En números oficiales, el año pasado el producto bruto interno (PBI) argentino cayó 9.9% y es por eso que el fuerte aumento para este año (cerrará ente 9% y 10%) pone a la economía en Argentina como estaba en 2019, un año muy malo con alta inflación, default de títulos públicos y caída productiva que –no en vano- dejaron al presidente Mauricio Macri sin re-elección.

Precisamente, el gobierno nacional busca concentrar las razones del derrape en 2020 a la combinación de la crisis heredada del macrismo y la pandemia del coronavirus. Y, por el contrario, busca poner a sus políticas públicas en el eje de la recuperación del 2021 y del crecimiento proyectado para el 2022 que es del 2.5% del PBI.

Ahora bien, la comparación con el resto de las economías de América del Sur permite ampliar la mirada sobre cuán mal o bien la Argentina hizo frente a la pandemia en 2020 y cómo está gestionando su recuperación. Para eso, tomando los números del FMI, se puede comparar las distintas performance. Y las primeras explicaciones saltan a la vista:

 

1) Los números muestras que la economía Argentina estuvo en el lote que más cayeron: sólo fue superado por Venezuela, que se derrumbo un 30%, y Perú, que bajó 12%, quedando empardada con Bolivia que cayó 10%. Por el contrario, Brasil bajó el 4.9%; Uruguay, el 5.9%; Chile, el 5.8%; Ecuador, el 7.8% y Colombia, el 8.8%. La nota en 2020 la dio Paraguay que hasta subió el 0.6%, pero igual sintió el frenazo porque venía creciendo muy fuerte hasta el 2019. Además su demorado inicio en la cuarentena estricta por el coronavirus así como le sumó en términos económicos también le significó un duro impacto sanitario.

2) Con respecto al 2021, se observa que todos los países –salvo Venezuela- tuvieron un rebote casi lógico al compararse con un año de cuarentenas sanitarias. Y una clave fue el aumento de los precios global de los granos (y los commodities en general), categoría que reúne a los principales productos exportables de América del sur.

En ese contexto, la Argentina se ubica en el lote de los que porcentualmente más crecieron sólo superada por Perú (12%) y Chile (11%), pero como la mayoría de los países –en rigor- Lo que  registró fue un rebote que la volvió a poner como en 2019.  En efecto, sólo Paraguay (0.6% de 2020 contra 4.3% de 2021) y Chile (con -5.8% en 2020 contra 11% en 2021) fueron más allá de recuperar lo perdido y sí se puede decir que lograron que sus economías crezcan.

Por el contrario, al fondo de la tabla quedaron Bolivia, Uruguay (que ni empardaron sino que recuperaron la mitad de lo perdido en 2020), Ecuador (cuyo rebote fue el más bajo) y Venezuela que, para peor, siguió cayendo.

3) Finalmente, con respecto a las proyecciones de 2022 que hace el FMI, Argentina (con su 2.5% de suba de PBI) no escapa a las generalidades del continente. Es más, a la hora de las comparaciones, queda fuera del lote de los países que mejor performance tendrán.

Con un aumento del PBI que le calculan en 2.5% para este año que recién inicia, queda debajo de Paraguay (4%), Uruguay (3.2%), Colombia (4.8%), Bolivia (4%) y Ecuador (3.5%). Pero emparda con Chile (2.5%) y le gana a Perú (2%) y Brasil (1.6%).