SIRVE HABLAR DE UNO MISMO?