- Cultura, Noticias

LA VERDAD Y EL ERROR

A continuación, les voy a compartir un pensamiento del sociólogo, físico aficionado y teórico en psicología social de origen francés del siglo XlX y principios del XX Gustave Le Bon.

Éste, expresó en “Psicología de las Masas”, uno de sus libros, lo siguiente:

“Las masas nunca han sentido sed por la verdad.
Se alejan de los hechos que no les gustan y adoran los errores que les enamoran. Quien sepa engañarlos será fácilmente su dueño; quien intente desengañarlas será siempre su víctima.”

Con respecto a la afirmación del pensador citado, les comento lo siguiente:

¿Es una actitud propia de “las masas” no querer buscar la verdad o de alguna manera es lo que caracteriza al ser humano como entidad?

¿El individuo no busca primariamente más que el sentido de las cosas o de la vida el placer que le aportan las cosas e incluso las personas?

Si bien concuerdo con el hecho de que “las masas” no buscan la verdad, estoy convencido qué ciertos sectores de las clases más favorecidas tampoco lo hacen, aunque éstas no necesariamente son la élite.

¿Quién es esta última entonces?

A tal fin, voy a hacer un breve desarrolló.

Las distintas logias son la base de la pirámide de gobierno. Por encima de ellas está lo que se le llama “la élite”.

Las familias más ricas como los Rothschild y demás.

Aunque parezca algo delirante hay otro “grupito”, que incluso muchos de ellos están “clonados” (no son humanos propiamente dichos), que sería la verdadera cúspide de gobiernos totalmente conectados con el “reino de satanás.”

En definitiva: la élite sería la pirámide.

Retomando lo de las clases medias altas y algunos sectores de la clase alta, sin ser lo que se le llama la “élite”, lo que buscan a partir de tener una formación académica es hacer una teorización según sea su rol en la sociedad acorde a los intereses que la determinan, o sea, una racionalización engañosa cuyo fin es justificar la injusticia.

Entiendo que cada ser humano responde, salvo excepciones, primariamente a sus intereses personales. Los tales, pueden ser positivos o negativos.

Los positivos: la prosperidad producto de la acción emprendedora para una mayor calidad de vida.

Los negativos: la ambición desmedida y egoísta de lucro o placer en desmedro del resto de la sociedad. Patentizada en la falta de cobertura de los sectores más vulnerables de la misma.

En lo personal, no me identifico con “las masas” ni tampoco con algunos sectores de las clases más encumbradas.

Particularmente, busco más que mis intereses personales: la verdad.

¿Qué entiendo por verdad?

Lo que trasciende a mi beneficio, visión de clase o la perspectiva particular como “pieza del tablero”

¿Cuál sería la actitud para acceder a ella?

No mirar al otro desde el lugar que uno ocupa en el “juego” sino observando el tablero en su conjunto y de esa forma trascender a lo mezquino y particular para poder asimilar, de manera comprensiva, a cada uno de los actores que constituyen la comunidad.

Marcelo G. (Para lo periodístico: Margal conductor y realizador del programa COMO PEZ EN EL AGUA