- Deportes, Destacados, Economía, Locales, Noticias

La Asociación de Comerciantes de Calle San Luis reclamaron al Concejo la preocupación por la competencia desleal de vendedores ambulantes

Comerciantes de la Calle San Luis se unieron para respaldar una iniciativa presentada por el bloque de Juntos por el Cambio en el Concejo Municipal de Rosario. La propuesta busca restringir la actividad de los vendedores ambulantes en el microcentro, específicamente prohibiéndoles vender productos del rubro textil, bijoux, juguetería y golosinas, entre otros.

Miguel Rucco, presidente de la Asociación de Comerciantes de Calle San Luis, que representa a alrededor de 500 comercios en la zona, afirmó que «la presencia de los vendedores ambulantes implica una competencia desleal».

Según explicó, estos vendedores «ofrecen productos sin registro y de diversa procedencia, lo que pone en desventaja a los comercios establecidos que deben cumplir con alquileres, cargas sociales y sueldos».

“Cuando asumí como presidente, la primera ordenanza que me dieron es la 7.703, que da la contención a los manteros. Esta regulación les dio la posibilidad de tener los puestos”, inició. “Esto tiene que ver con lo que se genera en la puerta de los negocios. Surge competencia desleal, productos con diversa procedencia, sin registro, nos pone en desventaja al ofrecer la misma mercadería. Para competir con eso hay que vender al costo, y debemos afrontar alquileres, cargas sociales, sueldos, etc”, argumentó.

Contó además que existen puestos comerciales que se subalquilan a valores que rondan los 300.000 pesos mensuales, y que cada vez son más grandes.

“Entiendo el fundamento de la necesidad de trabajo pero pienso en un Estado presente que los asista de otra forma. El Estado tiene que estar presente”, apuntó el presidente de la Asociación de Comerciantes de calle San Luis.

Elías Soso, otro dirigente empresarial, respaldó esta postura y pidió que «se respeten las disposiciones que se acuerden». Sin embargo, también destacó la «importancia de encontrar un mecanismo que permita a los vendedores ambulantes sobrevivir», señalando que la pobreza en Argentina es un problema de subdesarrollo.

Por su parte, Begonia Amatriain, comerciante de la zona, sugirió que «los puestos de los vendedores ambulantes deberían ser reubicados o readecuados estéticamente para que sean uniformes y no dañen la estética de la zona».

En tanto, Ricardo Cohen, otro comerciante, abogó por la erradicación de los vendedores ambulantes, cuestionando el origen de su mercadería y sugiriendo otorgarles otro lugar para trabajar.

Gonzalo Ortigala, otro comerciante, resaltó «la importancia económica de la calle San Luis, con unos 40 locales por cuadra y alrededor de 4 mil personas empleadas directamente en la zona». Sin embargo, expresó «preocupación por la competencia desleal de los vendedores ambulantes, quienes no contribuyen con impuestos ni cumplen con regulaciones, y además generan problemas de seguridad en la zona».

La audiencia en el Concejo Municipal de Rosario ha destacado la necesidad de abordar este conflicto de manera integral, buscando equilibrar los intereses de los comerciantes establecidos, los vendedores ambulantes y el bienestar general de la comunidad.