- Destacados, Internacionales, Medioambiente, Noticias

El centro y noreste de los Estados Unidos marcaron un récord en altas temperaturas

Las ciudades estadounidenses rompían récords de temperatura de décadas esta semana a medida que una ola de calor se extiende desde el centro hasta el este del país, dijo el martes la oficina meteorológica nacional, en lo que funcionarios advierten que podría convertirse en un evento climático mortal.

Con aproximadamente 80 millones de personas, desde Indiana hasta Nueva Inglaterra, bajo aviso de calor o advertencia de calor excesivo, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, activó el Centro de Operaciones de Emergencia del estado en respuesta a las altas temperaturas que se espera que duren hasta el fin de semana.

“Este es un evento mortal”, dijo, un día después de que la ciudad de Syracuse alcanzara los 94 grados Fahrenheit (34,4 grados Celsius), superando un récord de 1994. “Hemos visto tormentas de nieve, hemos visto inundaciones, hemos tenido huracanes, tornados, pero es muy probable que este evento de calor cause más muertes”.

Como la ola de calor comenzó incluso antes del inicio oficial del verano el jueves, las playas y piscinas públicas de Nueva York abrirán antes, a tiempo para que la gente pueda disfrutarlas durante el feriado del 16 de junio el miércoles, dijo.

“Una ola de calor puede ser algo más que incómoda. Puede ser mortal y poner en peligro la vida si no se está preparado“, afirmó el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams.

Según su plan de emergencia por calor, la ciudad de Nueva York abrirá sus centros de enfriamiento por primera vez este año.

En Chicago, equipos de trabajadores municipales se dispersaron por toda la ciudad en campamentos para personas sin hogar, tratando de convencerlas para que escaparan del calor en los refugios, señaló Brian Berg, portavoz del Departamento de Servicios y Apoyo Familiar de la ciudad.

“Revisamos todos los sitios”, sostuvo Berg. “No sólo les proporcionamos agua y comida, sino que los llevaremos a los refugios, que también son estaciones de refrigeración”.

Chicago registró 97 grados F (36,1 C)en el Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago el lunes, lo que rompió un récord de 96 grados F establecido en 1957. El índice de calor, que tiene en cuenta la temperatura y la humedad para medir el calor que se siente, tocó los 105 grados F (40,5 C) el lunes.

Las altas temperaturas pueden causar deshidratación, agotamiento por calor e insolación, y empeorar condiciones preexistentes como problemas cardiovasculares.

Detroit y Filadelfia, así como las ciudades de Nuevo Hampshire, Connecticut y Maine también registrarán temperaturas récord en los próximos días, dijo el meteorólogo del NWS Marc Chenard.

Si bien es demasiado pronto para decir si el calor es impulsado por el cambio climático, esta ola está ocurriendo antes en el año que el promedio histórico. El centro de Maine está 30 grados por encima del promedio, añadió.

“Es un poco temprano en la temporada para una ola de calor de esta duración en el Valle de Ohio y Nueva Inglaterra”, advirtió Chenard, y agregó que era peligroso porque la gente no estaba preparada.