- Destacados, Internacionales, Nacionales, Noticias, Política

Milei se enfrentó a manifestantes en Estados Unidos

Javier Milei, enfrentó este miércoles a un grupo de manifestantes que le gritaban “fascista” al ingresar al Instituto Hoover, un laboratorio de ideas de la Universidad de Stanford, como parte de su quinto viaje a Estados Unidos.

“Milei, fascista. No queremos tu visita”, coreaba el grupo, rechazando la llegada del mandatario argentino a California, donde cumple con una agenda de reuniones privadas. Lejos de evitar el enfrentamiento, el jefe de Estado decidió acercarse al grupo de tres jóvenes para conversar con ellos. Sin embargo, los manifestantes continuaron expresando su repudio con carteles en contra de Milei.

Durante el intercambio, Milei les respondió señalando que los verdaderos fascistas son aquellos que apoyaban al dictador italiano Benito Mussolini. “En lugar de gritar, ¿por qué no me escuchás? Andá a estudiar, así no decís burradas”, les espetó el presidente, agregando que “los fascistas son los socialistas, los liberales somos opositores”. Concluyó su breve diálogo con un contundente: “Dejen de defender a asesinos”.

Más tarde, en el auditorio del Instituto Hoover, Milei brindó un discurso en el que defendió nuevamente las ideas del capitalismo de libre empresa, criticó las políticas “socialistas” y la intervención del Estado, entre otros conceptos característicos de su habitual retórica.

“¿Ustedes se creen que la gente es tan idiota que no va a poder decidir? Va a llegar un momento que se va a morir de hambre, por lo cual, digamos, va a decidir de alguna manera para no morirse. Es decir, no necesito que alguien intervenga para resolver la externalidad del consumo, porque a la postre alguien lo va a resolver”, afirmó el mandatario, en momentos en que Argentina enfrenta un aumento en las cifras de pobreza, despidos masivos y un ajuste económico que incluso afecta a los comedores comunitarios.

La visita de Milei a Stanford se enmarca en un contexto de creciente tensión y polarización en Argentina, reflejada tanto en su discurso como en la reacción de los manifestantes que lo recibieron en California.